Skip links

Plan de emergencia: así enfrenta Italia la crisis energética

Ante la crisis energética ocasionada por la invasión de Rusia a Ucrania, Europa ya está tomando medidas para sobrellevar la escasez de suministros energéticos. Italia, por su parte, lleva a cabo un “plan de emergencia”.

También te puede interesar: “El Gasoducto Néstor Kirchner es imprescindible”

Así lo afirmó la periodista italiana Laura Grassi, quien explicó que sumado a la “crisis política” de la que está saliendo el país, el Gobierno entrante de Giogia Meloni, quien ganó las recientes elecciones, ya se está preparando para enfrentar la crisis energética.

“Uno de los programas de la campaña electoral fue justo para enfrentar esta crisis y poner un ‘precio tope’, es decir, un precio que tiene que ser organizado por toda Europa. Así mismo, lo que quieren hacer es independizarse, por eso desde el Gobierno de Mario Draghi se empezó a comprar gas en Argelia”, señaló Grassi.

Así mismo, de acuerdo a la periodista, Italia se abasteció de gas en grandes cantidades para los próximos meses de invierno, que incluso ahora está exportando al viejo continente este suministro. “Jugamos un poco a anticiparnos”, comentó.

¿Una jugada benéfica?

Aunque a simple vista esta medida podría beneficiar al país en cuanto a la disminución de las tarifas del gas, la magnitud de la crisis energética actual no permite que esta “jugada” lleve a la baja los cuadros tarifarios del gas y la luz.

“La boleta de un ciudadano pasó a ser el doble. Es decir, el costo es un 50 %, pero cuando llega al ciudadano se duplica. En mi caso, de 200 euros cada dos meses, ahora pago 400, es decir, el doble”, explicó Grassi.

Para el caso de las industrias y el sector del comercio, el panorama no mejora, ya que el precio de estos servicios aumentó cinco veces más. “En los noticieros salen a diario dueños de restaurantes llorando y de rodillas porque hay empresas que están cerrando. De 1 subió a 5, de 4.000 euros aumentó a 15 mil de gasto de energía”, expresó la periodista italiana.

Además  lea: ¿Caro o barato?: el debate sobre el gas en Argentina